Tarta de naranja y merengue

Tarta de naranja y merengue

Esta tarta de naranja y merengue es una de mis favoritas, y estoy segura de que si la pruebas, se convertirá también en la tuya.

Te cuento un poco de que está compuesta. Tienes que hacer varias elaboraciones, pero todas son sencillas.

Lo primero es hacer el bizcocho. Es un bizcocho parecido al bizcocho ligero o bizcocho genovés, al igual que éste, no lleva ningún tipo de levadura química o impulsor, por lo tanto conseguiremos un bizcocho ligero y esponjoso, gracias al aire que incorporamos batiendo con varillas los huevos junto con el azúcar. De ahí que sea tan importante batir hasta que la mezcla duplique o triplique su volumen. Otra de las características de este bizcocho, también conocido como bizcocho gioconda, es que se utilizan tres tipos de harina. Almendra molida o harina de almendras, harina fina de maíz y harina de trigo. Cómo no podía ser de otra manera en esta ocasión, lo aromatizamos con ralladura de naranja.

El bizcocho lo vamos a calar con un almíbar TPT (misma cantidad de azúcar que de agua) infusionado con cáscara de naranja. En casa nos gustan los bizcochos bien empapaditos de almíbar, pero además esto contribuye a que el bizcocho se mantenga tierno y jugoso durante más días.

A continuación tenemos que preparar la crema de naranja para rellenar el bizcocho. Una crema de naranja riquísima que podrás utilizar en otras tartas y postres, así que te aconsejo que tengas a mano la receta 😉

Para cubrir la tarta estuve dudando entre ganache de chocolate y merengue. La combinación de naranja y chocolate me encanta también, pero al final me decanté por la recomendación de mi marido y opté por cubrir toda la tarta con un merengue suizo tostado.

Estas son las elaboraciones para preparar esta rica tarta de naranja, la decoración con rodajas de naranja en almíbar es opcional.

Espero que te animes, la prepares, y me cuentes que te ha parecido. Te dejo con la receta en vídeo.

 

Ingredientes para el bizcocho:

  • 3 huevos
  • 105 g. de azúcar
  • 60 g. de almendra molida o harina de almendras
  • 30 g. de harina fina de maíz
  • 45 g. de harina de trigo
  • 1 cda. de ralladura de naranja

Para el almíbar:

  • 125 g. de azúcar
  • 125 g. de agua
  • Cáscara de naranja

Para la crema de naranja:

  • 2 huevos
  • 75 g. de azúcar
  • 10 g. de harina fina de maíz
  • 150 ml. de zumo de naranja natural
  • 2 hojas de gelatina neutra
  • 25 g. de mantequilla
  • 1 cdta. de ralladura de naranja

Para el merengue suizo:

  • 3 claras de huevo (110 g. aprox.)
  • 220 g. de azúcar

Elaboración:

BIZCOCHO

Para preparar el bizcocho pon en un bol los huevos junto con el azúcar y bate con varillas hasta que la mezcla duplique su volumen. Como te he comentado en la introducción, este paso es muy importante en los bizcochos que no llevan ningún tipo de levadura química o impulsor.

Incorpora los tres tipos de harina, la almendra molida o harina de almendra, la maicena o harina fina de maíz y la harina de trigo previamente tamizadas. Mezcla con movimientos envolventes para perder la menor cantidad del aire que hemos incorporado con las varillas.

Por último agrega la ralladura de naranja y mezcla.

Forra la base y las paredes de un molde de 15 cm. de diámetro con papel vegetal.

Vierte la masa y lleva al horno precalentado a 180 º C durante 30 minutos, o hasta que al pinchar con un palillo salga limpio y seco.

Deja templar sobre una rejilla y cuando se pueda manipular desmolda y deja enfriar por completo.

ALMÍBAR

Vamos ahora con el almíbar.

Pon a calentar en un cazo el azúcar junto con el agua y la cáscara de naranja.

Lleva a ebullición, retira del fuego y deja enfriar.

CREMA DE NARANJA

Para preparar la crema de naranja pon en un bol los huevos junto con el azúcar y la harina fina de maíz, y mezcla con una varilla.

Pon a hidratar las hojas de gelatina en agua bien fría.

Vierte el zumo de naranja en un cazo, añade la ralladura de naranja y lleva al fuego.

Cuando esté bien caliente retira del fuego y vierte sobre la mezcla de huevos, azúcar y maicena. Hazlo poco a poco y sin dejar de remover.

Devuelve la mezcla al cazo a través de un colador.

Lleva de nuevo al fuego, y sin dejar de remover, espera hasta que espese.

Retira la crema del fuego, agrega las hojas de gelatina hidratadas y escurridas, y remueve hasta que se disuelvan.

Por último incorpora la mantequilla cortada en dados y remueve hasta que se funda e integre perfectamente.

Pasa la crema a otro recipiente, cubre con film transparente a piel (en contacto con la crema), y deja enfriar.

MONTAJE DE LA TARTA

Cuando se haya enfriado tanto el bizcocho como el almíbar y la crema comenzamos a montar la tarta.

Iguala la superficie del bizcocho cortando con un cuchillo si fuera necesario. A continuación corta el bizcocho en tres capas.

Moja con el almíbar la capa base del bizcocho. Puedes hacerlo con un pincel de silicona, o también es muy cómodo poniendo el almíbar en un biberón de plástico. A mí me gusta empaparlo bastante porque de esta manera el bizcocho se mantendrá tierno y jugoso durante más días.

Extiende encima la mitad de la crema y cubre con la segunda capa de bizcocho. Repite los pasos, moja con el almíbar, extiende el resto de crema de naranja y coloca encima la última capa de bizcocho. Empapa con el almíbar esta última capa de bizcocho.

Refrigera la tarta mientras preparas el merengue suizo.

MERENGUE SUIZO

Pon a calentar al baño maría las claras de huevo junto con el azúcar.

Sin dejar de remover espera a que la mezcla llegue a los 55 º C. Lo ideal es utilizar un termómetro de cocina, pero si no tienes, coge una pequeña cantidad de la mezcla entre dos dedos, y cuando no notes el azúcar ya estará.

Vierte la mezcla en el bol de la batidora y bate con varillas, primero a velocidad media, y cuando las claras empiecen a espumar sube la velocidad y sigue batiendo hasta que tengas un merengue firme y brillante. Ten un poco de paciencia, este proceso puede tardar de 10 a 15 minutos.

Cubre toda la tarta con el merengue, por la superficie y los laterales con ayuda de una espátula. A mí me gusta hacer una especie de ondas sobre el merengue con el dorso de una cuchara. Y por último tostar el merengue con un soplete de cocina. Si no tienes soplete, puedes meter la tarta en el horno con la función de gratinar, pero con cuidado de que no se queme.

He decorado con unas rodajas de naranja en almíbar caseras.

Es una delicia de tarta! Tienes que probarla!

Si te gustan los postres con cítricos no te pierdas esta cheesecake de limón y merengue sin horno,  o estas tartaletas de chocolate con crema de mandarina.

¡Un abrazo!

♥ Pilar ♥

¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO

4 comentarios en “Tarta de naranja y merengue”

  1. Buenas noches Pilar, en mi ignorancia repostera, te diré que tu Tarta me parece perfecta, en todo, en elaboración y en presentación, has acertado al hacer caso a tu marido, quizás el chocolate tenga más adeptos, pero precisamente el haber optado por la cobertura de merengue la hace diferente y especial, desde luego yo no diría que no a una buena porción porque tiene que estar impresionante.
    Besos

    1. Pilar Pau Sánchez

      La verdad es que estoy muy contenta con el resultado Concha, la combinación de naranja y merengue es deliciosa, nada que envidiar a la mezcla de naranja y chocolate. Si pudiera te mandaba un trozo para que la probaras 🙂 Besos!

      1. Hola amiga, un saludo cordial, y felicitaciones por su creatividad en su trabajo, es genial, una pregunta cómo hago las ruedas de naranjas confitadas, yo hago la confitería de las conchas les saco lo amargo hirviendo las conchas 4 a 5 veces pero con pulpa no se!

        1. Pilar Pau Sánchez

          Hola Betzabeth, muchas gracias por tus palabras. Para confitar las rodajas de naranja hago un almíbar con 200 ml. de agua y 500 g. de azúcar, y meto las rodajas mientras hierve. Las dejo unos minutos, dándoles la vuelta de vez en cuando. Las saco y dejo escurrir sobre una rejilla y después las paso a un papel de horno. A veces las meto en el horno a 100 º C para que se sequen y otras veces las dejo secar al aire. Si quieres, aunque yo no suelo hacerlo, puedes dar un hervor a las rodajas antes de introducirlas en el almíbar para quitar el posible amargor. Espero que te sirva. Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POSTS

Descarga gratis mi ebook

Ir arriba