Panecillos rellenos de queso

Panecillos rellenos de queso

Últimamente me ha dado por preparar estos panecillos rellenos de queso, y es que están impresionantes. Recién horneados, crujientes, y con el queso fundido por dentro…, son un vicio, jaja.

Confieso que me encanta el queso, y que a día de hoy después de muchos años siendo vegetariana no he podido renunciar a él como veo por la red que hacen otras personas vegetarianas. La verdad es que quizás no es que no pueda, es que no quiero. También preparo quesos veganos que me encantan, y seguramente son más saludables, pero es que son cosas diferentes, no se pueden comparar.

La receta que he utilizado para hacer estos panecillos es una receta de pan común con levadura, en esta ocasión no he preparado ningún prefermento, como sí hice en esta hogaza de pan con poolish, por lo que el proceso es más rápido. Aunque el tiempo de fermentación  no hay quien te lo quite, puedes acelerarlo o retrasarlo según tus necesidades, pero el pan tiene que fermentar. Por eso es fundamental la organización a la hora de hacer pan en casa. En el post de la hogaza de pan con poolish del que te he hablado antes describo como lo hago yo normalmente, por si te sirve de ayuda.

Para rellenar he utilizado queso Gruyère porque además de que es un queso que me gusta mucho, también es un queso que funde muy bien.

Pues te dejo ya con la receta de este pan preñao, como se conoce a un pan relleno de chorizo en algunas zonas de España, pero en esta ocasión un pan preñao de queso 🙂

 

Ingredientes:

  • 500 g. de harina de fuerza
  • 4 g. de levadura liofilizada o levadura seca de panadero (10 g. si utilizas levadura fresca)
  • 10 g. de sal
  • 325 g. de agua tibia

Para el relleno:

  • 200 g. de queso Gruyère

Elaboración:

Pon en un bol amplio la harina de fuerza, añade la levadura liofilizada y mezcla con una cuchara. En el caso de utilizar levadura fresca puedes desmenuzarla encima de la harina. Tanto si utilizas levadura seca como si utilizas levadura fresca, puedes disolverlas en el agua tibia de la receta, pero no es imprescindible.

Agrega la sal y el agua. ¡Ojo! No pongas el agua muy caliente para no matar la levadura.

Mezcla todos los ingredientes, yo suelo hacerlo con el accesorio pala de la batidora. Después cambia al gancho amasador y amasa unos 10 minutos, o hasta que tengas una masa lisa, homogénea y que se despega de las paredes del bol. Puedes hacer este proceso a mano, aunque necesitarás más tiempo. Cuando amaso a mano lo que suelo hacer es amasados cortos de cinco minutos más o menos, y después dejo reposar la masa durante diez minutos tapada para que no se seque. Repito estos pasos tres o cuatro veces y ya está lista la masa.

Pasa la masa a un bol amplio previamente engrasado con un poco de aceite de oliva. Tapa con un paño o un film transparente previamente engrasado también, y deja fermentar durante dos horas aproximadamente o hasta que doble su volumen. Ten en cuenta que dependiendo de la temperatura ambiente tardará más o menos en fermentar. A más calor menos tiempo de fermentación, y al revés, cuanto más frío es el ambiente más tarda en fermentar.

Vuelca la masa sobre la mesa enharinada, desgasifica un poco con los dedos, y corta porciones de 50 g.

Primero bolea las porciones y después aplasta un poco con los dedos cada porción formado un círculo.

Coloca en el centro de cada círculo de masa un cuadrado de queso. Cierra la masa llevando los bordes hacia el centro dejando el queso dentro. Procura sellar bien la masa para que no se salga el queso durante el horneado.

Coloca todos los panecillos sobre una bandeja de horno con papel vegetal con el cierre de la masa hacia abajo. Deja separación entre ellos porque tienen que volver a fermentar. Cubre con film transparente previamente engrasado con aceite de oliva, y deja reposar durante una hora y media mas o menos hasta que vuelvan a crecer.

Espolvorea un poco de harina por encima de los panecillos y lleva al horno precalentado a 200 º C, durante 25 minutos.

Deja enfriar sobre una rejilla, aunque te recomiendo que los pruebes templados, están exquisitos.

Si no gastas todos los panecillos en el día, al día siguiente mételos en el horno a 180-200 º C durante cinco minutos  antes de comer, y volverán a estar crujientes y riquísimos.

Pan relleno de queso

¡Gracias por leerme!

¡Hasta la próxima receta!

♥ Pilar ♥

¡COMPARTE!

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on whatsapp

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO

4 comentarios en “Panecillos rellenos de queso”

  1. Pilar, qué cosa más rica, me encanta el pan y el queso, seguro que tus panecillos están para comer más de uno.
    No sé si conoces los Chipá, (los tengo publicados, por si te interesa) también conocidos como Pão de Queijo, o pan de queso, son unos bollitos de pan con queso, típicos de Argentina, Paraguay, Brasil y no recuerdo ahora si algún que otro país de América. Se hace con fécula de mandioca o yuca, y montones de queso, están de vicio y se comen como aperitivo para acompañar el mate. Nosotros los hacemos cuando viene mi hermana Pilar, que es quien me enseñó a hacerlos, porque para nosotros es como un ritual de disfrutar el tiempo que pasamos juntas. Te encantaría, por cierto ella que también es vegetariana, tampoco ha renunciado al queso, sí que es cierto que cada vez come menos, pero hay algunos por los que pagaría dinero, Jajajaja…
    Supongo que le pasa igual que a ti, aunque sea vegetariana por elección propia, hay cosas como el queso y los huevos a los que no renuncia, aunque sea d3 vez en cuando.
    Seguro que te encantarían, bueno eso es si es que aún no los has probado, pero es una receta tan fácil, que te la recomiendo, son un vicio, y se comen como pipas, Jajajaja…
    Besos

    1. Pilar Pau Sánchez

      Hola Concha, la verdad que estos panecillos son un vicio. No conozco los Chipá, me voy a pasar por tu blog a ver la receta porque por lo que me dices estoy segura de que me van a encantar. Al igual que tu hermana yo también cada vez como menos huevo, pero de vez en cuando un huevo frito no hay quien me lo quite, jaja. El queso como menos, pero es por no engordar 🙂
      Besos!

  2. Unos bollitos muy apetecibles. Por Asturias, ya sabéis que los rellenamos con chorizo, bollo preñao, que no puede faltar en ninguna celebración. En mi casa todas las comidas se acaban con queso, así que probaremos a empezarlas con un bollito de los tuyos. Un saludo.

    1. Pilar Pau Sánchez

      Hola Amparo, la verdad que vuestro bollo preñao de chorizo está muy rico, tuve la ocasión de probarlo antes de hacerme vegetariana. Ahora no como chorizo, pero el queso me pierde, y estos bollitos rellenos de queso están riquísimos también. Espero que si los probáis os gusten mucho. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POSTS

Descarga gratis mi ebook

Ir arriba