Pan de melón o melonpan japonés

Melon pan japonés

El pan de melón, también conocido como melonpan o meronpan es un panecillo dulce típico de la repostería japonesa. Es muy blandito y esponjoso, no demasiado dulce, y con una capa crujiente por encima que le da un toque riquísimo. Esta capa suele llevar marcados unos cuadrados que se hacen antes de hornear, pero en mi caso ese dibujo se perdió al fermentar la masa. Me gusta que las recetas me queden lo más parecidas posible a la original, y por ese motivo había pensado no publicarla, pero están tan ricos que el aspecto visual ha pasado a un segundo plano, además me parece que han quedado bastante bonitos, ¿no crees?

En Japón la forma les recuerda a un melón, de ahí su nombre, porque la receta original no lleva nada de esa fruta entre sus ingredientes, aunque hoy en día puedes encontrar alguna receta a la que añaden esencia de melón.

Es un pan muy popular en Japón y puedes encontrarlo fácilmente en supermercados y pastelerías. También se puede ver en series de dibujos animados, como Doraemon. Pero no fue un japonés quien lo creó, sino un panadero armenio que llegó a Japón a principios del siglo XX. En Hong Kong hay un pan dulce similar conocido como pan de piña y también es muy parecido a las conchas mexicanas.

 

Ingredientes:

Masa de pan
  • 200 g. de harina de fuerza
  • 20 g. de azúcar
  • 1/2 cucharadita (3 g.) de sal
  • 1 cucharadita colmada (4 g.) de levadura seca de panadería o 12 g. de levadura fresca
  • 1/2 huevo L (Bate el huevo entero, pésalo y divide en dos partes iguales)
  • 100 g. de agua
  • 30 g. de mantequilla a temperatura ambiente
Masa de galleta
  • 130 g. de harina de trigo común
  • 40 g. de azúcar glas
  • 30 g. de mantequilla a temperatura ambiente
  • 1/2 huevo

Elaboración:

Masa de pan
  1. Pon la harina de fuerza tamizada en un bol, y agrega el azúcar, la levadura y la sal. Mezcla con una cuchara.
  2. Haz un hueco en el centro y agrega el huevo y el agua. Comienza a mezclar con una rasqueta, también puede ser con una cuchara, incorporando poco a poco la harina de los laterales hacia el centro.
  3. Cuando no queden restos de harina suelta en el bol, vuelca la masa sobre la mesa y amasa hasta que esté lisa y suave.
  4. Aplana un poco la masa y pon la mantequilla troceada encima, envuelve y amasa hasta que se integre. No te preocupes si al principio cuesta un poco, sigue amasando y verás que al final la masa absorberá la mantequilla.
  5. Forma una bola de masa, ponla en un bol engrasado con aceite, tapa con film transparente y deja fermentar hasta que doble su volumen.
Masa de galleta
  1. Pon la mantequilla a temperatura ambiente en un bol y aplasta con una espátula de silicona hasta que se vuelva cremosa.
  2. Agrega la harina tamizada, el azúcar glas y el huevo, mezcla primero en el bol y después pásalo a la mesa y sigue amasando hasta que tengas una masa compacta.
  3. Forma un cilindro de masa, envuelve en film transparente y deja reposar en el frigorífico durante 30 minutos.
Montaje 
  1. Cuando la masa de pan haya fermentado vuélcala sobre la mesa enharinada y corta en 4 porciones iguales, si quieres puedes pesarlas. Forma una bola con cada una de ellas y deja reposar durante diez minutos en una bandeja de horno forrada con papel vegetal y tapadas con film transparente.
  2. Corta cuatro porciones de la masa de galleta y estira con un rodillo formando círculos.
  3. Coge una bola de masa de pan, aplasta un poco con los dedos para desgasificar,  y vuelve a formar una bola.
  4. Cubre con un círculo de masa de galleta procurando que quede bien ajustado.
  5. Reboza en azúcar, solo la parte de masa de galleta y con un cuchillo o algo afilado, dibuja líneas formando cuadrados. Repite los mismos pasos con los cuatro panes.
  6. Deja fermentar de nuevo durante media hora en la bandeja de horno tapados con film transparente, o un paño limpio.
  7. Hornea a 180 º C durante 12-15 minutos.
  8. Deja enfriar y disfrútalos solos o con tu relleno favorito.
  9. Se conservan en un recipiente hermético durante varios días, también se pueden congelar.

Melonpan japonés

Si te apetece probar otras delicias de la repostería japonesa no te pierdas los famosos Dorayaki, esta Tarta de queso japonesa o este Flan japonés.

Un abrazo.

Pilar ♥

¡COMPARTE!

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMOS POSTS

Descarga gratis mi ebook

Ir arriba