Limón helado

Helado de limón

El limón helado es un postre muy rico y refrescante que no faltaba en los bares y restaurantes hace bastantes años. Seguro que a muchos de vosotros os trae buenos recuerdos, igual que a mí. Hoy en día ya no es así, pero lo bueno es que podemos hacerlo en casa muy fácilmente.

Este postre tan veraniego consiste en un helado de limón que se presenta dentro del propio limón.

El helado que he hecho es muy fácil y con muy pocos ingredientes, lo más entretenido de este postre es vaciar los limones, pero el resultado merece mucho la pena.

Con las cantidades de ingredientes de la receta sobra crema de limón, pero no te preocupes porque está buenísima y tienes varias opciones para aprovecharla, más abajo te dejo mis recomendaciones.

 

Ingredientes:

  • 3 limones para rellenar más la ralladura de medio limón extra
  • 75 ml. de zumo de limón
  • 150 g. de leche condensada
  • 200 ml. de nata (35 % M.G.)

Elaboración

  1. Lava y seca muy bien los cuatro limones.
  2. Ralla la piel de medio limón y reserva.
  3. Corta los extremos de los otros tres limones, por un lado corta lo justo para que el limón se mantenga de pie. Por el otro lado corta un poco más y reserva las «tapas» para la decoración final.
  4. Vacía los limones con ayuda de un cuchillo y una cuchara. Coloca un bol debajo para ir recogiendo el zumo y la pulpa.
  5. Cuela el zumo y separa los 75 ml. que necesitamos para la receta.
  6. Agrega la leche condensada y la ralladura de limón y mezcla.
  7. Monta la nata con varillas, no es necesario montarla en exceso. Recuerda que para que la nata monte bien debe estar muy fría, a mí me gusta meterla 10-15 minutos antes en el congelador, junto con el bol y las varillas.
  8. Incorpora la mezcla de leche condensada a la nata montada en varias veces con movimientos envolventes.
  9. Rellena los limones y lleva al congelador durante una hora.
  10. Pasada una hora saca los limones del congelador y pega las «tapas», la crema habrá endurecido un poco y se pegarán más fácilmente. Llévalos de nuevo al congelador.
  11. Saca los limones helados del congelador 10-15 minutos antes de consumir para que no estén muy duros.
Mis recomendaciones

Como más ricos están estos limones helados es cuando llevan 2-3 horas en el congelador porque el helado todavía está muy cremoso. Según van pasando las horas el helado se va poniendo más duro y por eso hay que sacarlos del congelador unos minutos antes de consumir.

Si los vas a servir como postre en una celebración, puedes organizarte para que tus invitados los disfruten en el mejor momento.

La crema de limón es una mousse riquísima que se puede servir sin congelar. La que sobra puedes ponerla en vasitos y conservar en la nevera. Decora con  unos frutos rojos y tendrás otro postre muy rico.

Si lo prefieres, ponla en un recipiente con tapa y lleva al congelador para tener más helado de limón. Si no tienes heladera, recuerda sacar el helado del congelador cada 30-45 minutos y batir con varillas, o con un tenedor, para romper los cristales de hielo. Deberás repetir este proceso 4-5 veces.

 

Limones_helados

Limones rellenos de helado

Helado de limón

Otras recetas que te pueden interesar.

¡COMPARTE!

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POSTS

Descarga gratis mi ebook

Scroll al inicio