Galletas ANZAC

Galletas anzac

Las galletas ANZAC o ANZAC biscuist son unas galletas de avena y coco muy populares en Australia y Nueva Zelanda.

El nombre de ANZAC viene de las siglas de «Australian and New Zeland Army Corps», el ejército que Australia y Nueva Zelanda creó durante la Primera Guerra Mundial.

Dicen que las mujeres de los soldados que estaban en el frente les enviaban estas galletas, ya que debido a sus ingredientes se conservan bien durante bastante tiempo, y además son muy nutritivas.

Uno de los motivos por los que las galletas ANZAC se conservan bien durante mucho tiempo es porque no llevan huevo. En aquella época eran difíciles de encontrar, ya que la mayoría de los agricultores estaba en la guerra. En su lugar utilizaban una combinación de mantequilla y sirope dorado que actuaba como agente de unión de la masa.

El sirope dorado es una melaza muy utilizada en Reino Unido, si tienes opción de conseguirlo fácilmente, puedes utilizarlo para hacer la receta como la original. Si no, puedes utilizar miel como he hecho yo, o sirope de arce, agave o cualquier otro.

La receta original de las galletas ANZAC está basada en una receta escocesa de galletas de avena.

 

Ingredientes para unas 18 galletas:

  • 125 g. de mantequilla
  • 3 cucharadas de miel (se puede sustituir por sirope dorado, sirope de arce, agave…)
  • 2 cucharadas de agua
  • 1 cucharadita de bicarbonato sódico
  • 125 g. de harina de trigo común
  • 100 g. de copos de avena
  • 100 g. de coco rallado
  • 100 g. de azúcar de caña integral (se puede sustituir por azúcar blanco)

Elaboración

  1. Funde la mantequilla junto con la miel en un cazo a fuego suave.
  2. Calienta el agua en el microondas hasta que comience a hervir. Agrega la cucharadita de bicarbonato y mezcla con una cuchara hasta que se disuelva.
  3. Vierte en la mezcla de mantequilla y miel y remueve. Retira del fuego y reserva.
  4. Pon los ingredientes secos en un bol, la harina, los copos de avena, el coco rallado y el azúcar, mezcla con una cuchara o con una espátula de silicona.
  5. Haz un pequeño hueco en el centro y vierte la mezcla de mantequilla que teníamos reservada, los líquidos. Remueve muy bien hasta que se integren todos los ingredientes y tengas una masa que se compacte fácilmente.
  6. Forma bolas de masa del tamaño de una nuez. Colócalas en una bandeja de horno con papel vegetal dejando una separación de 4-5 centímetros entre una y otra. Aplástalas un poco con la mano.
  7. Hornea a 180 º C durante 12-15 minutos.
  8. Deja templar sobre la bandeja y después deja enfriar por completo sobre una rejilla.
  9. Se conservan muy bien dentro de una caja metálica.

Galletas de avena y coco

Otras recetas que te pueden interesar.

¡COMPARTE!

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POSTS

Descarga gratis mi ebook

Scroll al inicio