Cheesecake de tres sabores sin horno

Tarta de queso de tres sabores

Cheesecake de tres sabores, la versión del famoso corte de helado «tres gustos» en tarta.

Quien no se ha tomado alguna vez un helado de tres gustos, el famoso corte, ese sándwich con dos obleas de barquillo y un bloque cuadrado de helado en medio. Puede ser de muchos sabores, pero uno de mis favoritos es el de tres gustos, de fresa, vainilla y chocolate.

La receta de hoy, es una tarta de queso, sin horno, con base de galleta con mantequilla, y tres capas diferentes, una de chocolate, otra de vainilla y la tercera de fresa.

Queda una tarta muy bonita, el corte es espectacular, puedes verlo más abajo. Además es una tarta muy rica, fresca, ligera y nada empalagosa.

Es un poco entretenida, pero nada difícil, y el resultado merece mucho la pena.

 

Ingredientes para un molde de 15 cm. de diámetro:

Para la base
  • 125 g. de galletas tipo María o las que más te gusten
  • 40 g. de mantequilla fundida

Para las 3 capas (unos 110 g. de la mezcla de queso y azúcar para cada una)

  • 300 g. de queso crema tipo Philadelphia
  • 3 cucharadas de azúcar
Capa de chocolate
  • Una parte de la mezcla de queso y azúcar (110 g.)
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 75 g. de chocolate
  • 100 ml. de nata (35 % M. G.)

Capa de vainilla

  • Una parte de la mezcla de queso y azúcar (110 g.)
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 150 ml. de nata (35 % M.G.)
  • 1 cucharada de azúcar
  • 1/2 cucharada de esencia de vainilla
Capa de fresa
  • Una parte de la mezcla de queso y azúcar (110 g.)
  • 150 g. de fresas naturales
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 3 hojas de gelatina neutra
  • 100 ml. de nata (35 % M.G.)

Elaboración

  1. Forra con papel de horno la base de un molde desmontable de 15 cm. de diámetro y pon una tira de acetato de uso alimentario alrededor, esto es opcional pero ayuda al desmoldado.
  2. Para la base de la tarta tritura las galletas en una picadora, también puedes meterlas dentro de una bolsa de uso alimentario y pasar un rodillo por encima.
  3. Agrega la mantequilla fundida y tritura de nuevo o mezcla con una cuchara. Puedes fundir la mantequilla al baño maría o en el microondas a intervalos de 30 segundos y potencia media para que no se queme.
  4. Reparte la mezcla de galleta y mantequilla por la base del molde y aplasta y alisa con el dorso de una cuchara o la base de un vaso.
  5. Lleva al frigorífico mientras preparas el relleno.
  6. Pon el queso crema en un bol, agrega las tres cucharadas de azúcar y mezcla con una espátula de silicona o con una varilla. Esta va a ser la base de las tres capas, lo dividiremos en tres partes iguales de unos 110 g. cada una.
  7. Comenzamos con la capa de chocolate separando en un bol los primeros 110 g. de mezcla de queso, reserva.
  8. Hidrata las hojas de gelatina en agua bien fría durante 5-7 minutos, o lo que te indique en el envase.
  9. Trocea el chocolate, ponlo en un bol, y vierte la nata por encima.
  10. Lleva un minuto al microondas y remueve muy bien hasta que se integren los dos ingredientes.
  11. Agrega las hojas de gelatina hidratadas y escurridas y remueve de nuevo para que se disuelvan.
  12. Vierte sobre la mezcla de queso y mezcla hasta que se incorpore, puedes hacerlo en dos veces.
  13. Cuando tengas una crema lisa y sin grumos ya está, vierte en el molde sobre la base de galleta. Alisa la superficie si fuera necesario.
  14. Reserva en el frigorífico mientras preparas la capa de vainilla.
  15. Pon a hidratar las hojas de gelatina en agua bien fría.
  16. De los 150 ml. de nata separa unos 50 ml. en un vaso, el resto móntalo con varillas junto con la cucharada de azúcar y la esencia de vainilla. No es necesario montar demasiado, más bien debe quedar semimontada.
  17. Calienta los 50 ml. de nata en el microondas, agrega las hojas de gelatina hidratadas y escurridas y remueve para que se disuelvan.
  18. Separa en un bol otros 110 g. de mezcla de queso y azúcar, vierte la nata con la gelatina, y mezcla muy bien hasta que se incorpore.
  19. Por último incorpora la nata montada en dos veces y con movimientos envolventes.
  20. Saca el molde del frigorífico y ralla ligeramente con un tenedor la capa de chocolate que ya debe estar un poco cuajada. Esto ayuda a que las capas no se separen a la hora de cortar la tarta.
  21. Echa la mezcla de vainilla sobre la capa de chocolate. Extiende y alisa con el dorso de una cuchara o una espátula.
  22. Lleva de nuevo al frigorífico mientras preparas la capa de fresa.
  23. Lava y seca las fresas, quítales las hojas y trocéalas.
  24. Ponlas en un cazo al fuego junto con las dos cucharadas de azúcar. Lleva a ebullición y deja hasta que se disuelva el azúcar y la mezcla reduzca un poco.
  25. Mientras tanto sumerge las hojas de gelatina en agua bien fría para hidratarlas.
  26. Retira las fresas del fuego y tritúralas con una batidora de mano para hacerlas puré. Si quieres puedes pasar el puré por un colador para retirar las semillas.
  27. Pon el puré de fresas en un vaso y si se ha enfriado caliéntalo unos segundos en el microondas. Agrega las hojas de gelatina hidratadas y escurridas y mezcla para que se disuelvan.
  28. Monta la nata con varillas, agrega una cucharada al puré de fresas y remueve.
  29. Añade el puré de fresas a la última parte de la mezcla de queso y azúcar. Remueve muy bien hasta que se incorpore.
  30. Por último incorpora el resto de la nata montada, hazlo en dos veces y con movimientos envolventes.
  31. Vierte la mezcla de fresa sobre la capa de vainilla y extiende con una espátula.
  32. Refrigera la tarta un mínimo de cuatro horas, aunque yo prefiero dejarla hasta el día siguiente.
  33. Desmolda y decora con más fresas, nata montada y chocolatinas, como ves en la imagen.

Tarta napolitana

Cheesecake de 3 sabores sin horno

Otras recetas que te pueden interesar.

¡COMPARTE!

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POSTS

Scroll al inicio