Cannoli sicilianos, dos versiones diferentes

Cannoli rellenos de ricotta

Los cannoli, o cannolo en singular, son uno de los dulces más populares en Sicilia. Típico postre de carnaval hoy en día se consume durante todo el año.

El postre consiste en un canutillo de masa frita, muy crujiente, relleno de crema y espolvoreado con azúcar glas. La crema más tradicional se hace con ricotta mezclado con azúcar, al que se añade fruta escarchada y pepitas de chocolate, son los que ves en la imagen de arriba, aunque los míos no llevan fruta escarchada, sino ralladura de naranja.

Los cannoli tradicionales me parecen deliciosos, pero no a todo el mundo le gustan las masas fritas y la crema de ricotta, así que me ha parecido interesante hacer una versión con la masa horneada y rellenos de crema de limón, puedes verlos más abajo. Hay bastante diferencia entre las dos masas, la primera a nivel visual, la masa frita queda con una especie de burbujas y la masa horneada queda totalmente lisa. Pero sin duda la diferencia más importante la encontramos en el sabor.

No es un postre difícil, pero para hacerlo tienes que tener unos tubos de acero inoxidable para formarlos. Los hay de diferentes tamaños, los míos son de 12,5 cm. x 2,5 cm.

Si quieres disfrutar de unos cannoli crujientes recuerda rellenarlos justo antes de servir.

 

Ingredientes:

  • 125 g. de harina de trigo común
  • 15 g. de azúcar
  • 15 g. de mantequilla
  • 30 g. de huevo (es medio huevo más o menos, batirlo para separar la cantidad que necesitamos fácilmente)
  • 1/2 cucharadita de cacao en polvo puro sin azúcar
  • 1/4 de cucharadita de canela molida
  • 1/2  cucharada de zumo de limón natural
  • 30 ml. de vino blanco (los originales llevan vino Marsala)
Relleno de ricotta:
  • 500 g. de queso ricotta
  • 125 g. de azúcar glas
  • 1 cucharadita de ralladura de naranja
  • 30 g. de pepitas de chocolate
Crema de limón aquí.

 

Elaboración

Masa 
  1. Poner en un bol la harina junto con el azúcar, el cacao en polvo, la canela molida, la mantequilla y el huevo. Mezclar con un tenedor o directamente con los dedos hasta que obtengamos una especie de migas.
  2. Agregar el vino y el zumo de limón y amasar primero en el bol, y después sobre la mesa, hasta que tengamos una masa lisa y homogénea. Formar una bola, envolver en film transparente y dejar reposar durante media hora en la nevera.
  3. Pasado el tiempo de reposo espolvorear la mesa con harina y estirar la masa con un rodillo hasta dejarla con un grosor de uno o dos milímetros. Si tienes máquina para hacer pasta puedes utilizarla.
  4. Cortar círculos de masa con un cortador de 10 cm. de diámetro. La masa sobrante la volvemos a amasar y estirar para hacer más círculos. Cubrimos con un paño limpio los círculos de masa para que no se sequen.
  5. Engrasa con un poco de mantequilla los tubos de acero inoxidable para que los cannoli se desmolden fácilmente.
  6. Coge un círculo de masa y con ayuda de un rodillo estira un poco para darle forma ovalada. Coloca un tubo en el centro, pinta con un poco de huevo batido uno de los bordes de la masa y envuelve el tubo por los dos lados sellando los extremos. Repetimos los mismos pasos con todos los círculos de masa. Si tienes cualquier duda lo mejor es que veas el vídeo.
  7. Fríe los cannoli por ambos lados en abundante aceite de girasol o de oliva. Si tienes termómetro de cocina lo ideal es freírlos a 170 º C, pero si no tienes no pasa nada, fríelos a fuego medio-alto. Es importante que no los pierdas de vista porque se tuestan enseguida. Deja reposar sobre papel absorbente para que suelten el exceso de aceite.
  8. Cuando estén templados desmolda con cuidado.
  9. Para hacerlos en el horno los pintamos antes con huevo batido y los horneamos a 180 º C durante 18-20 minutos o hasta que veamos que están dorados. Cuando estén templados desmoldamos y dejamos enfriar.
Crema de ricotta
  1. Coloca el queso ricotta dentro de un colador sobre un bol, tapa con film transparente, y deja escurrir toda la noche. El suero que suelta lo desechamos.
  2. Pon el queso en un bol y aplasta un poco con un tenedor.
  3. Agrega el azúcar glas y mezcla con una varilla hasta que tengas una crema lisa y sin grumos.
  4. Añade la ralladura de naranja y las pepitas de chocolate y mezcla suavemente con una espátula de silicona.
Montaje de los cannoli
  1. Pon la crema en una manga pastelera con o sin boquilla, o utiliza una cuchara para rellenar los cannoli por ambos lados. Recuerda rellenarlos justo antes de servir para que estén crujientes.
  2. Espolvorea un poco de azúcar glas por encima.
  3. Una vez rellenos deben conservarse en la nevera. Dejarán de estar crujientes pero igual de ricos.

Cannoli rellenos de crema de limón

También te pueden interesar estos Barquillos caseros rellenos de nata o estas Empanadillas dulces rellenas de pera caramelizada.

Te deseo una feliz semana.

Pilar ♥

¡COMPARTE!

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO

2 comentarios en “Cannoli sicilianos, dos versiones diferentes”

  1. Los cannoli me recuerdan al rey de las tartas, un pastelero neoyorquino, de origen a americano que hacía un programa de televisión, al más puro estilo reality, y eran la Estrella de su confitería, los vendía por cientos, la gente haciendo cola, se los quitaban de las manos, no me extraña porque tenían una pinta fabulosa.
    A ti te han quedado perfectos, normal, con la buena mano repostera que tienes, no es para menos.
    Besos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

ÚLTIMOS POSTS

Descarga gratis mi ebook

Ir arriba