Anko, pasta dulce de judías rojas azuki

Pasta dulce de judías rojas

El anko es una pasta dulce de judías rojas muy utilizada en la repostería japonesa. Es el relleno tradicional de muchos postres, como los dorayaki, taiyaki, anpan, daifuku mochi… Básicamente se trata de cocinar las judías con azúcar. Quizás te choque un poco porque asocies judías a comida salada, pero cuando lo pruebes te va a sorprender, está muy rico.

El proceso tradicional es casi un ritual, basta con ver cómo lo prepara Tokue en la película «Una pastelería en Tokio». La anciana lo prepara con tanto cariño, hasta habla a las judías, que el resultado es espectacular, y todo el mundo quiere probar los dorayakis con el anko de Tokue. Es una película muy bonita, te la recomiendo.

Yo te propongo una versión más fácil y rápida, y también muy rica, utilizando la olla rápida para acortar el tiempo de cocción de las judías.

Existen dos variedades, se preparan igual, la única diferencia es la textura final. Una más gruesa, en la que te encuentras incluso judías enteras, es la que he hecho yo y se conoce como tsubu-an. Si prefieres una textura suave y cremosa (Koshi-an) tendrás que pasar el anko por un colador.

Puedes ir preparando el anko, porque la próxima receta serán los dorayakis.

He hecho un vídeo corto que puedes ver en el siguiente enlace: Anko, pasta dulce de judías rojas

Ingredientes:

  • 150 g. de judías azuki
  • 100 g. de azúcar moreno
  • Una pizca de sal

Elaboración en olla rápida:

  1. Pon las judías en un bol, cúbrelas con agua y deja en remojo al menos durante ocho horas o toda la noche.
  2. Tira el agua y enjuaga las judías.
  3. Ponlas en una olla, cúbrelas con agua y deja cocer cinco minutos sin tapar.
  4. Tira ese agua, devuelve las judías escurridas a la olla y cubre con agua limpia.
  5. Cierra la olla y deja cocer durante 20 minutos.
  6. Abre la olla, agrega una pizca de sal y remueve.
  7. Agrega el azúcar y cocina a fuego medio-bajo, removiendo, hasta que obtengas una textura de pasta espesa. Procura que se reduzca la mayor cantidad de líquido posible.
  8. Prueba y rectifica de azúcar si fuera necesario.
  9. Pasa el anko a otro recipiente y deja enfriar.
  10. Si quieres una textura más cremosa, pasa el anko por un colador.
  11. Se conserva en la nevera dentro de un recipiente con tapa. También se puede congelar.

¡Hasta pronto!

Pilar ♥

¡COMPARTE!

NO TE VAYAS SIN DEJAR UN COMENTARIO

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

ÚLTIMOS POSTS

Descarga gratis mi ebook

Ir arriba